Clave Musical

Música para una Paloma

Ago 15, 2017 Carlos Jiménez Lerma

El 15 de agosto los católicos celebramos la Asunción de la Santísima Virgen María; fue, según los teólogos de la Iglesia, asunta al Cielo en cuerpo y alma ante la imposibilidad de que su cuerpo pudiera corromperse tras la muerte, ya que la madre de Jesús nunca portó el Pecado Original; aquel que hace corromper la carne del difunto. La Asunción de María al cielo es Dogma de Fe desde 1950, siendo el último proclamado por la Santa Sede.

Desde 1926 la Titular Mariana de la histórica Hermandad de la Puente del Cedrón se denomina «María Santísima de la Paloma», compartiendo advocación con la patrona de los barrios castizos de Madrid, celebrando ambas su festividad cada 15 de agosto -el día de la Asunción de María- cual Paloma es asunta al cielo.

Marcha “La Virgen de la Paloma”

La Virgen de la Paloma fue de las primeras imágenes que tuvo una marcha procesional dedicada en nuestra ciudad de la mano del célebre compositor Alberto Escámez, creador del género de cornetas y tambores en forma de marcha procesional.

Escámez compuso esta marcha para cornetas y tambores titulada La Virgen de la Paloma a mediados de los años 20. En algunas ocasiones se fija el año de su autoría en 1923 pero, en ese año, la Virgen aún era titulada «de los Dolores» y no fue hasta 1925 cuando su advocación cambio a «de la Paloma» pues, cuenta la leyenda, que durante la Semana Santa de aquel año una paloma permaneció posada toda la procesión sobre la mano de la Virgen.

Este hecho, y la obligación impuesta a la Hermandad de La Puente para sustituir la advocación de su Virgen, hicieron posible la actual denominación de la misma. La Virgen de la Paloma salió en procesión con esta advocación en 1926, y por lógica cabría ubicar en la segunda mitad de la década de los años 20 la composición de esta marcha; de las más clásicas melodías y de un estilo único creado por el maestro Escámez.

En 2011, en la conmemoración del centenario de la fundación de la Banda del Real Cuerpo de Bomberos de Málaga, fue interpretada con un cuarteto de cuerda, en un concierto celebrado en San Julián con motivo de esta efeméride.

Marcha “Malagueña, Virgen de la Paloma”

Rafael Hernández compuso en 1982 una de las marchas procesionales más famosas de nuestro patrimonio musical. Fue una marcha que el compositor malagueño título «Malagueña» (por su melodía inconfundible) y que desde su estreno, la Banda de la Pepa de Alhaurín el Grande interpretó tras la Señora, creándose una simbiosis tal, que pareciera que el Maestro Hernández la hubiera compuesto expresamente para Ella, su procesión y la idiosincrasia de esta; con el bamboleo del palio, la presencia de palomas, etc. Así, en 1986 se acordó por parte del autor, banda y Cofradía la dedicatoria de forma oficial a la Virgen de la Paloma.

Malagueña, Virgen de la Paloma; así sería conocida esta marcha que, sin ser de una gran complejidad técnica, es una de las más interpretadas en Málaga y provincia. Su carácter alegre, en momentos apoteósicos, combinada con melodías dulces hacen de esta marcha una de las más celebradas y repetidas, siendo un verdadero símbolo de identidad de la Hermandad y de la Semana Santa de Málaga; asociada frecuentemente a momentos finales de los recorridos, donde el cansancio en los portadores es palpable, y al introducirse la citada marcha pareciera que todo volviera a su ser.

Malagueña Virgen de la Paloma ha sido a lo largo de 28 años la única -o casi la única marcha- que ha oído la Señora de ojos verdes dedicada su figura hasta 2010, dentro del género de Banda de Música.

Marcha “Paloma malacitana”

Paloma malacitana, título de la marcha de Manuel Bonilla compuesta en 2010, expresa lo mismo que Malagueña Virgen de la Paloma. Dicho de otra forma: ambos “conceptos” recalcan la malagueñitud de María Santísima de la Paloma; malacitana, término grecolatino que proviene de Malaca, tal y como pueblos milenarios conocieron a esta ciudad de origen fenicia. Una vez más los títulos, a veces, pueden aportarnos intenciones o sentimientos y llevarnos a una libre interpretación de los mismos.

Paloma malacitana es una marcha muy alegre, apoteósica, que lidia bien con el carácter alegre de la Hermandad; fue estrenada del mismo modo por la Banda de la Pepa, banda que ya dejó de acompañar a la Virgen,cuya simbiosis esta aún presente en muchos.

Marcha “Pasa la Virgen de la Paloma”

¿Cómo podía una Virgen tan popular y querida tener tan sólo tres marchas dedicadas? Eso pensó quien esto les escribe, cuando hace 3 años decidió encargar una marcha a esta hermosa dolorosa Sergio Marchal; gran devoto de la Señora y divulgador del patrimonio musical de Jaén, el cual se interesó por el asunto.

En una conversación sobre qué título sería el adecuado, llegamos a la conclusión de que Pasa la Virgen de la Paloma sería el idóneo al manifestar la percepción inequívoca que siente el espectador cuando contempla el pasar de la Virgen, y ¡es que no hay duda! ¡Pasa la Virgen de la Paloma! Su paso es único, singular, diferente, inconfundible…

Plasmar esto, conjugándolo con la dulzura y la belleza de la Virgen, es lo que se le pidió a Jacinto Manuel Rojas Guisado; compositor que supo llevar al pentagrama el carácter alegre de la Hermandad sin dejar de lado las notas dulces que evocan la belleza de la Madre de Jesús de la Puente.

Fue entrenada en marzo de 2015 por la Banda de las Flores en la Iglesia de San Juan, la que antaño fuera morada de la Santísima Virgen de la Paloma.

Marcha “María, Paloma del Cielo”

Hoy, 15 de agosto, me recreo mirando el cuadro de la Asunción de María de Murillo, y percibo a la Madre de Dios como una Paloma en las alturas del Cielo… «María, Paloma del Cielo» es la quinta y última marcha que la Señora tiene dedicada, con título elegido -de nuevo- por quien esto escribe, basándome en el día de dicha festividad, con el propósito de que la marcha hiciera alusión al cielo.

Pedí a Erik Luque Vega, compositor granadino, que compusiera su primera marcha para Málaga Capital, aceptando así el reto de componer para la Virgen de la Paloma.

La marcha, triunfal a la par que dulce y melódica, se estrenó el presente año en la salida de la Hermandad por la Banda de Trebujena (Cádiz). El estreno de esta marcha, despidió al histórico trono de Pedro Pérez Hidalgo, aunque el nuevo recordará sus peculiares formas.

Ya sólo falta decir ¡Viva la Virgen de la Paloma!

[Total:4    Promedio:4/5]

Comments

comments