La columna

Demagogia cofrade malagueña

Jul 30, 2017 Enrique Rodríguez

La semana pasada nos enteramos por el periódico Diario Sur de que el Ayuntamiento de Málaga soltaba pasta a las Cofradías malagueñas por una cantidad total nada despreciable de 115000 euros. Tanto si se está a favor de estas ayudas municipales como en contra, le da a Vd. permiso para hacer demagogia del asunto. Pues, dado que la demagogia aunque mal vista no es delito;

hagámosla una vez más, como siempre

como diría William Turner.

Como malagueño me preocupa varias cuestiones de fondo y alguna que otra de forma. En el fondo, ¿es eso lo más importante de la Concejalía de cultura, educación, turismo y deporte? Estoy seguro que no, y que levante la mano quién no tenga ninguna una necesidad en el colegio de sus hijos o en su junta de distrito. Por poner un ejemplo, en el colegio de mi hija llevamos años reclamando 6000 euros para la seguridad de los niños, pero la pelota bota y bota sin ninguna solución.

Pero si el fondo chirría, qué decir de las formas. Cuando algo huele a podrido, lo mejor es taparlo. Esto debieron de pensar en el Ayuntamiento. Vamos a “colar” estas partidas dentro de varios paquetes que incluyen una millonada, para que así, de urgencia, sin debate y corre que te corre que nos vamos pa’ la feria, no se entere ni el tato. Esto es un problema venido de que muchos creen que el poder les da derecho a hacer con el cortijo los que les apetezca.

Si como malagueño estoy en contra, como cofrade estoy a favor (con matices). ¿Qué pasa? Es una dualidad típica. Ni sí ni no, sino todo lo contrario. Estoy a favor de que las cofradías reciban ayudas, públicas o privadas, de ámbito local, autonómica o estatal, porque son generadoras de atención mediática, de publicidad y de turismo. Es decir, de riquezas para la ciudad; salvando las distancias, como lo puedan ser las agrupaciones de carnaval o los equipos de fútbol, hockey y otras disciplinas en la ciudad. Y, lamentablemente, aunque no todas reciben lo que debieran, sí que existen ejemplos de ello.

De lo que no estoy de acuerdo, y creo que el sentir es generalizado, es que aunque se entiende que el Cautivo, la Virgen de la Victoria y los Santos Patronos tienen una importancia y devoción justificadas, ¿qué ocurre con el resto de ayudas? ¿qué criterios se ha seguido? ¿se ha realizado un concurso público donde cada hermandad ha podido elaborar su proyecto?… Y así nos podríamos hacer decenas de preguntas, porque si en el Ayuntamiento actúan mal, en la Agrupación digamos que no se actuó con decoro.

La pregunta básica es: ¿si está Vd. de acuerdo con estas ayudas, cree que el reparto ha sido justo y público para todas las hermandades? Hagan demagogia, por favor.

[Total:6    Promedio:3.2/5]

Comments

comments