La Cuaresma íntima en Málaga (IV): Evangelio

Faltan esas antorchas subiendo al Calvario en un Vía Crucis solemne, pero Málaga reza en unos templos engalanados para paliar la tristeza

Es Cuaresma, a pesar de todo. Y sí, es. La agenda de cultos continúa siendo intensa en la capital malagueña, desde la Trinidad hasta la Victoria, pasando por el cofrade barrio de Nueva Málaga. Y a los pies de la Patrona, Santa María de la Victoria, el Santísimo Cristo del Amor presidió el solemne Triduo y Función Principal en su honor.

Dos grandes cirios a los lados del Crucificado del Amor y la Dolorosa sirvieron de simple pero efectiva decoración del altar de culto, nada mejor que tener de fondo el retablo con la Virgen de la Victoria como epicentro. Sobre una alta peana negra se alzaban las Sagradas Imágenes que gozaban de gran prestancia en esa ubicación.

Un friso de lirios morados recreaba ese rinconcito del Calvario en el que Cristo del Amor murió y María Dolorosa imploró. Durante la celebración de los cultos, la corporación del Viernes Santo presentó su cartel ‘Ubi Caritas 2021’, con una fotografía de José Luis Tomassetti que muestra a María Santísima de la Caridad bajando la Plaza del Santuario en un soleado Viernes Santo. Qué tiempos aquellos.

Santísimo Cristo del Amor.
Fotografía: Cofradía del Amor y la Caridad.

Amparo de tu Sed

La Parroquia de Nuestra Señora de los Ángeles acoge una nueva imagen Cristífera. Un portentoso Santísimo Cristo de la Sed, obra de Pablo Lanchares, ya respira en el mismo templo que su Madre del Buen Fin. Este Grupo Parroquial goza por fin de la presencia de sus Sagrados Titulares, dos tallas que vienen a engrandecer la iconografía religiosa malagueña.

Una gran corona de espinas se encajaba sobre la frente de un Cristo de la Sed de mirada cansada y afligida. Los clavos sobre sus muñecas mantienen en tensión los dedos de sus manos sobre el madero. Él es el ‘Amparo de tu Sed’. Su fino y recogido paño de pureza permite observar con todo lujo de detalles la anatomía de su pierna izquierda.

El primer impacto de Francisco Gil al ver al Santísimo Cristo de la Sed fue brutal. La grandiosidad del altar mayor parecía centrar su atención en este nuevo Crucificado que ya recibe el cariño de los vecinos del barrio de Miraflores de los Ángeles. Y Ella, de hebrea, siempre nos indica que todo tiene, y tendrá, un Buen Fin. Larga vida a este Grupo Parroquial que comienza a sembrar una preciosa semilla.

Llegada del Santísimo Cristo de la Sed a la Parroquia de Nuestra Señora de los Ángeles.
Fotografía: Francisco Gil.

Plegaria al Cristo del Perdón

Oscuridad en el barrio del Perchel, y desde la Parroquia de Santo Domingo de Guzmán brotó una luz potente de color tiniebla. Entre sombras, el Santísimo Cristo del Perdón se alzaba en el altar mayor de su sede canónica. Auténtico portento el altar dispuesto por la Cofradía de los Dolores del Puente con su Titular Cristífero y todo su grupo escultórico.

Los ladrones casi que querían apartar la mirada de ese magnífico altar en el que la Virgen de la Encarnación portaba un manto morado, al igual que las telas y el dosel que se ubicó tras el Crucificado del Perdón. San Juan Evangelista, mirando a la Virgen de la Encarnación, le indicaba el camino para seguir a su Hijo hasta su Buena Muerte. Las flores moradas y rojas exornaron esa plata que conjuntaba a la perfección con la corona de la Virgen.

Dani Astorga rezó una ‘Plegaria al Cristo del Perdón’ ante una inmensidad que invitaba a la contemplación y al silencio más absoluto. Es un gusto ver en Málaga estos altares que tanto engrandecen a las devociones. Los brazos abiertos del Cristo del Perdón acogieron a todas las Hermandades del templo, a todos los fieles que acudieron para sentir su protección y tuvieron que cruzar ese puente, siempre custodiado por la Madre de los Dolores.

Solemne Quinario en honor al Santísimo Cristo del Perdón.
Fotografía: Dani Astorga.

Ecce Dominus

Pureza blanca, Señor de manos atadas, Málaga rendida en la Iglesia de San Pablo a Nuestro Padre Jesús Cautivo. El solemne Quinario en honor al Ilustre Trinitario lo presidió desde un altar dispuesto por la Cofradía del Cautivo en el que todo se mide al milímetro, porque el Cautivo no admite nada que no sea la absoluta perfección.

Qué cierto es aquello que dicen que todos los malagueños podrán tener sus devociones particulares, pero no hay malagueño que se precie que no sienta ese escalofrío al acercarse a Nuestro Padre Jesús Cautivo y a su Madre Trinitaria Coronada. A la luz de las velas, su túnica impoluta parecía mecerse, y hacía soñar a los asistentes a sus cultos con un Lunes Santo con el Señor procesionando por Málaga, por su Málaga.

El original exorno floral, que entremezclaba los tonos rojos y morados, llamó la atención de Francisco Gil, pero de forma muy leve. El Cautivo, ‘Ecce Dominus’, estaba allí presente y nada impedía ese diálogo directo con el Señor. Como vértice de una impecable pirámide, Jesús Cautivo se alzó sobre una peana de caoba y plata dejando ver su pie derecho. Respiración contenida, nadie se acostumbra a tener al Señor tan espléndido, sin rejas de por medio.

Solemne Quinario en honor a Nuestro Padre Jesús Cautivo.
Fotografía: Francisco Gil.

Camino al Perdón

Nueva Málaga es Nazarena de la Esperanza por convicción, hasta en los tiempos más difíciles. La Hermandad celebró solemne Triduo en honor al Nazareno del Perdón en la Parroquia de San Joaquín y Santa Ana. Porque el barrio sabe ser solemne cuando hay que serlo, y Nueva Málaga es claro ejemplo de ello. El Nazareno estuvo expuesto en un altar en el que se hizo presente el Santo Cristo de la Salud a sus plantas.

La importancia de cuidar todos los detalles. Las flores verdes y moradas, colores de la ciudad y de la corporación del Martes Santo, desprendían una exquisita fragancia primaveral. Los ángeles recogían la parte inferior de los cordones que prendían de su cíngulo, Él es el Cirineo de todo un barrio que cada año obra el milagro de llegar hasta el centro histórico y regresar de la forma más digna a su Nueva Málaga.

El poder del Nazareno del Perdón hipnotizó a Miguel Fernández. Su abrazo dulce a la cruz y su postura ligeramente adelantada se acentuaba gracias a la túnica lisa que lució durante sus cultos. Todos los malagueños saben que el ‘Camino al Perdón’ desemboca en una Nueva Esperanza, que en esta ciudad es custodiada por su barrio más fiel.

Triduo en honor a Nuestro Padre Jesús Nazareno del Perdón.
Fotografía: Miguel Fernández.

Málaga tiene Sed de cofradías en la calle, pero la ciudad es responsable y sabe que no es el momento. Esa Semana Santa procesionista parece ya un lejano sueño Cautivo de ilusiones y sentimientos, pero es momento de mirar al Perdón, Nazareno o Crucificado, y rezar ante Ellos el ‘Evangelio’ más puro y sincero de todos: la fe.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies