La Cuaresma íntima en Málaga (IX): Frente a Ti

Faltan esos itinerarios de papel que tantos malagueños coleccionan cada año, pero Málaga sabe que en esta ocasión las rutas serán muy especiales y que ninguna corporación fallará a su cita

La ciudad ya debía respirar diferente tras presenciar las primeras procesiones de vísperas por las calles con más personalidad de la ciudad. El barrio del Tarajal se quedó esperando un año más a su Cautivo de las Misericordias prendido en ese Getsemaní tan particular andando a los sones de Agrupación Musical.

El barrio de la Trinidad quedó huérfano de una de sus noches más suntuosas, con la procesión de la Virgen de la Dulce Resignación y Esperanza desde el Compás de la Trinidad, y el Vía Crucis de Nuestro Padre Jesús del Santo Suplicio de la Hermandad de Zamarrilla. Aunque ambas imágenes quedaron expuestas a la veneración en sus sedes con exquisito gusto.

El Palo y Pedregalejo gozaron de una tarde espléndida de sábado, pero sin el desfile de los cortejos procesionales de Jesús ante Anás y la Virgen del Carmen Doloroso. Y el domingo, el barrio de Huelin se acercó a rezar antes María Santísima de Lágrimas del Carmen en la Parroquia de San Patricio. Faltó mucho sentimiento en el fin de semana previo al tradicional de los traslados de las hermandades agrupadas, pero las Sagradas Imágenes se mostraron cerca de sus vecinos para facilitar el rezo y la oración.

Pasa la Soledad

Con sus manos juntas en actitud implorante, Nuestra Señora de la Soledad Coronada reinó en un joyero celestial. La capilla de la Congregación de Mena de la Parroquia de Santo Domingo de Guzmán abrió sus rejas para contemplar a los Sagrados Titulares de forma colosal en el Triduo en honor a la Virgen de la Soledad. A los pies del Santísimo Cristo de la Buena Muerte y Ánimas figuró una bella Dolorosa que parecía emerger del monte dispuesto por los hermanos.

Coronada por un halo, la Virgen centró en su semblante todas las miradas que brillaban a la luz de la densa candelería. De negro enlutada, María oró por nosotros. Porque ‘Pasa la Soledad’, pero la Virgen siempre se queda clavada en los corazones marineros que la veneran con fervor. La oscuridad de la escena invitaba al recogimiento más absoluto.

Miguel Fernández se quedó mudo. Por su mente resonó ‘El Novio de la muerte’ y la ‘Salve Marinera’ al estar tan cerca del imponente Crucificado y la dulce Madre de la Soledad. Las lágrimas que caían por las mejillas de Nuestra Señora de la Soledad Coronada hipnotizaron a un joven que apagó su cámara y se dejó llevar por la grandiosidad del altar y el esplendor con el que lucía la Virgen.

Triduo en honor a Nuestra Señora de la Soledad Coronada.
Fotografía: Miguel Fernández.

Jesús en su Soledad

El oro relució más que nunca en la Parroquia de la Divina Pastora y Santa Teresa. Nuestro Padre Jesús de la Soledad presidió el Triduo en su honor ataviado con una túnica lisa de terciopelo burdeos a juego con el dosel y los centros florales compuestos por rosas, alstromelia, clavel, scabiosa y penisetum. El Señor apartaba la mirada de su Madre del Dulce Nombre, vestida de hebrea y exornada por flores blancas y amarillas.

Durante la celebración de la Función Principal, la Capilla Musical de la Banda Trinidad Sinfónica interpretó los sones bajo la dirección de Narciso Pérez. Melodías directas al corazón para aliviar a ‘Jesús en su Soledad’, el mismo que fue negado tres veces por Pedro antes que el gallo cantase.

El juego de los faroles plateados con la candelería formaron dos caminos separados por una calle central en la que la figura de Nuestro Padre Jesús de la Soledad se alzó con fuerza. Pedro Duarte quedó prendado de la expresión del Señor de boca entreabierta y manos fuertes. Jesús de la Soledad recibió la visita de todos sus devotos y vecinos en unos días en los que se encontraba realmente espectacular con ese color de túnica que tanto le favorece.

Triduo en honor a Nuestro Padre Jesús de la Soledad.
Fotografía: Pedro Duarte.

Nazareno de la Sentencia

Jesús fue Sentenciado en Santiago vistiendo túnica morada lisa, la Madre del Rosario se presentó elegante de negro con un pecherín rematado con un corazón bordado en oro y traspasado por el puñal, y San Juan, fiel seguidor de María tendía sus manos para sujetar esa corona de espinas que la Virgen porta en Cuaresma. Una escena que sirvió para que los hermanos de la corporación del Martes Santo celebraran el Triduo en honor a Nuestro Padre Jesús de la Sentencia.

A ambos lados del ‘Nazareno de la Sentencia’ se dispusieron dos centros de flores de talco, mientras que en la base del altar se ubicaron cuatro ánforas de lirios morados. El Señor de la Sentencia, con sus manos cruzadas en la espalda se presentó imponente y voluminoso con la vista al frente dirigida a los hermanos que fuesen capaces de sostenerle la mirada.

Pedro Duarte miró a Jesús por María, y contempló esas iniciales doradas que brillaban en sus potencias: ‘Jesús Hombre Salvador’. La coral Mater Cister participó en el tercer día de un Triduo en honor al Señor de la Sentencia que pronto podrá procesionar por las calles de Málaga en su nuevo trono. La Hermandad ya anunció a través de su Twitter que el taller de Alberto Berdugo ya recibió las primeras piezas para comenzar las labores de dorado de la obra.

Triduo en honor a Nuestro Padre Jesús de la Sentencia.
Fotografía: Pedro Duarte.

Jesús en su Santo Traslado

La Iglesia de San Pablo fue testigo de la escena del Santo Traslado. La teatralidad con la que la corporación del Santo Traslado dispuso a los Sagrados Titulares para celebrar el Triduo en su honor fue primorosa. Realmente sobrecogedora la estampa de Nuestra Señora de la Soledad con sus manos abiertas tan cerca de los fieles. María Magdalena portó el cáliz en su mano izquierda.

Una enorme cruz con el Santo Sudario y dos escaleras hacían indicar que Cristo acababa de descender del madero. José de Arimatea y Nicodemo pretendían acercar el cuerpo yacente de ‘Jesús en su Santo Traslado’ a su Madre de la Soledad. El calvario fue recreado con un exorno floral variado en tonos morados con dos rosas rojas bajo la mano del Señor del Santo Traslado.

Tras la celebración de los cultos, la corporación del Viernes Santo presentó su cartel conmemorativo del piadoso Vía Crucis de este año 2021, obra de Franchu Medialdea. Noelia García huyó de los tonos negro y blanco, predominantes en el altar por el dosel, las telas y las sábanas, y buscó la luz azul que se reflejaba por las vidrieras de San Pablo y el color tiniebla de los cirios para capturar una estampa que dejó sin aliento.

Triduo en honor a los Sagrados Titulares del Santo Traslado.
Fotografía: Noelia García.

La Soledad nunca estuvo tan acompañada en la Parroquia de Santo Domingo en estos tiempos tan difíciles. La Soledad nunca gozó de tan Dulce Nombre en Capuchinos. La Soledad miró hacia el cielo trinitario desde la Iglesia de San Pablo para trasladarnos directamente ‘Frente a Ti’, Jesús de la Sentencia.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies