close
Viernes Santo afianzado

Viernes Santo afianzado

A pesar de la inestabilidad meteorológica que amenzaba con complicar la jornada, las siete Cofradías y la Orden de Servitas pudieron completar sus desfiles procesionales en un día que cada año atrae a más público.

Comenzaba bien pronto el día con la Hermandad del Monte Calvario, la cual tomaba la decisión de procesionar sin ninguna alteración en horario ni recorrido. Salía el Yacente de la Paz y la Unidad desde la Ermita en dirección a la Basílica de la Victoria, donde le aguardaba su trono procesional. Estrenó acompañamiento musical de la mano de la Banda de Música Ntra. Señora de la Soledad (Mena), la cual completó así una satisfactoria primera Semana Santa en su escaso año de vida.

Santa María del Monte Calvario estrenaba en el día de ayer las bambalinas laterales interiores de su palio, un proyecto que se viene fraguando poco a poco y que la corporación tiene previsto completar en el año 2020. Sobriedad y buen hacer como siempre en este cortejo, que da la sensación de ir a más con el paso del tiempo.

Desde La Malagueta, frente a la Plaza de Toros, se ponía en marcha la Cofradía del Descendimiento, que lo hacía desde su Casa Hermandad por segundo año consecutivo. El imponente Señor, obra del gaditano Luis Ortega Bru, no dejó a nadie indiferente a su paso, con un acompañamiento musical que corrió a cargo de la Banda de Música Cruz de Humilladero.

Por su parte, la Virgen de las Angustias, ataviada de forma elegante, lució unos pequeños arbotantes en las cuatro esquinas del cajillo que no terminaban de encajar en el conjunto de su trono procesional.

Cristo de la Redención, Viernes Santo 2018.

La Hermandad de Dolores de San Juan llegaba a la Alameda Principal con su característica puesta en escena y su tradicional estampa de seriedad y elegancia. También silencio, en la que es la única corporación de la ciudad que así procesiona, aunque parece que esto es aún una asignatura pendiente para parte del público que la espera en algunos puntos de su recorrido.

Lucía espectacular el Cristo de la Redención en su maravilloso trono procesional, sobre monte de lirios morados, mientras que la Virgen de los Dolores dejó su seña de identidad a cada paso que avanzaba, demostrando lo acertado que ha sido el manto que estrenaba el pasado año para su conjunto.

La Trinidad es un barrio muy cofrade como bien se demuestra cada Lunes Santo con la Cofradía del Cautivo o el Domingo de Ramos con la Salud, sin embargo, la Hermandad del Santo Traslado no se queda atrás e imprime el sello trinitario cada Viernes Santo.

En el día de ayer, el misterio del Santo Traslado volvió a caminar elegante bajo los sones de una Banda de Cornetas y Tambores del Cautivo que cada año va claramente a más, con un sonido muy agradable y un repertorio completísimo. Destacar también, la inauguración de un nuevo mosaico del Señor, obra de Daniel García Romero, que se instaló el Jueves Santo en la fachada de la Iglesia de la Aurora María.

Por su parte, Nuestra Señora de la Soledad volvió a lucir el acertado exorno floral que viene utilizando la corporación en los últimos años, estando también muy bien acompañada por la Banda Trinidad Sinfónica, que interpretaba ‘Alma de la Trinidad’, para que la Virgen subiese la Rampa de la Aurora de un solo tirón, de vuelta a su barrio.

Desde el barrio de la Victoria, la Cofradía del Amor y Caridad se disponía a dar testimonio de fe un año más. Elegante siempre el caminar del Cristo del Amor, que acompasaba de forma suave cada marcha que magistralmente interpretaba la Banda de Cornetas y Tambores del Paso y la Esperanza.

Además, la Virgen de la Caridad demostró que la apuesta por la Unión Musical Maestro Eloy García, realizada el pasado año, conforma un gran binomio con su trono, como bien se apreció en la Tribuna de los Pobres, donde llegó a sones de ‘Jerusalén’, de José Vélez. Como matiz, y bajo opinión personal, se añora el poder volver a escuchar ‘Por Málaga, la Caridad’ en algún momento de su salida.

Nuestra Señora de la Caridad, Viernes Santo 2018.

Tras esta última corporación entraba en Recorrido Oficial la Real Hermandad de Ntra. Señora de la Piedad, cortejo numeroso y enorme devoción a la talla de Francisco Palma Burgos, de quien se conmemoraba este año el centenario de su nacimiento.

Así se demostró al pasó del trono por la Tribuna Oficial, cuando la Banda de Música de Zamarrilla interpretó la pieza ‘Palma, divinas mano’, obra de José Luis Arias, y que propició uno de los momentos más destacados de la noche para la Cofradía de El Molinillo.

Llegaba el momento de la Cofradía Oficial de la Semana Santa, la del Sepulcro, que se volvía a poner en la calle desde Alcazabilla demostrando una vez más el cuidado y extenso cortejo que le acompaña. Numerosos enseres y representaciones de la ciudad y la Diputación, acompañaban al imponente trono de catafalco sobre el que procesiona cada año el Señor yacente, con la ya tradicional interpetación, en numerosos puntos del recorrido, de la ‘Marcha Fúnebre’ de Chopin.

Por su parte, exquisita en todos los sentidos Nuestra Señora de la Soledad, ataviada de forma sencilla pero acertada por Antonio Moreno, y exornada con diferentes variedades florales. Como punto de referencia, la impresionante doble curva que la dolorosa traza entre las calles Duque de la Victoria y Císter, pasando frente a la Catedral, en el que es para muchos el punto y aparte antes del Domingo de Resurrección.

Para finalizar la jornada, silencio, oscuridad y rezo. Llegaba la Orden Tercera de Siervos de María (Servitas), que salía desde la Parroquia de San Felipe Neri a las 22.25 h. A pesar de ser una forma de procesionar que puede que no atraiga al gran público, en ningún momento la faltó el acompañamiento y la dolorosa de Fernando Ortiz estuvo muy buen arropada allá por donde avanzaba.

Viernes Santo completo, que parecía algo inestable meteorológicamente hablando, pero que permitió disfrutar de todas las corporaciones. Numeroso público se congregó en las calles, en una jornada que parece que cada año atrae a más público, que generalmente sabe disfrutar y respetar al mismo tiempo.

Mañana será el gran día, la Resurrección de Nuestro Señor Jesucristo, y así lo atestiguarán en las calles los Titulares de la Agrupación de Cofradías desde las 10.00 h. A partir de entonces, volverá a comenzar una cuenta atrás que finalizará el 14 de abril de 2019. Hasta entonces, sean pacientes y vivan sus cofradías todo el año, no solo durante esta bella semana que nos regala cada primavera.

[Total:2    Promedio:5/5]
Antonio S García

Antonio S García

Redactor y fotógrafo en Palio de Plata pero, por encima de todo, cofrade.

Jueves Santo pleno

Zamarrilla pasará por la Trinidad en la Magna

Publica un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies