La diversidad en la Iglesia. ¿Cómo respondemos los cofrades?

Un año más, se acercan unas fechas en las que se celebra el orgullo LGTB, una fiesta con acento reivindicativo que también tiene su eco en la vida cofrade, y religiosa en particular, ya que es en el seno de las diferentes confesiones religiosas donde más se ha cuestionado el origen y la licitud con respecto a visibilizar y llevar a cabo una vida congruente con la orientación sexual, en este caso homosexual, que Dios ha tenido a bien conceder.

Los cofrades malagueños, en el pregón de la juventud cofrade que protagonizó Miguel Gutiérrez, (a quien entrevistamos en Cuaresma analizando el dolor físico de Jesús en la pasión) nos adelantamos a algunas cuestiones que terminarían planteándose en la Iglesia, o al menos en parte de ella, pues en aquel pregón se señaló la oportunidad de poder bendecir a parejas del mismo sexo en el seno de la Iglesia. Y siete años después de aquel pregón, en este preciso año, más de 100 sacerdotes alemanes han procedido a hacerlo en comunión con la Iglesia Católica, apoyados por su conferencia y por algunos obispos germanos.

Bendición de pareja homosexual en la Iglesia Católica Alemana

Arturo Blázquez, estudiante de Teología Católica en Alemania, nos comenta lo siguientesobre este asunto que ha generado entusiasmo entre el sector aperturista de la Iglesia y un rechazo visceral entre los más conservadores:

Para entender la Iglesia en Alemania, hay que empezar por los laicos. En Alemania, los laicos tenemos una cuota de poder mayor que en España. Gran parte de la labor en las parroquias la hacen los y las Gemeindereferenten, algo así como coordinadores parroquiales. Trabajan a tiempo completo y su labor se extiende desde lo organizativo hasta la proclamación de la Fe. A niveles superiores, también hay un gran número de laicos a tiempo completo, llegando hasta la secretaria general de la conferencia episcopal alemana. Los laicos voluntarios también tienen poder real: los consejos parroquiales, que se escogen democráticamente entre todos los feligreses y toman decisiones importantes para la parroquia, sobre todo de tipo económico y administrativo”, explica.

Blázquez recalca que “el arquetipo de laico alemán es exigente con sus obispos y párrocos. En muchas partes del mundo son los laicos los que impulsan cambios y mejoras en la Iglesia».

Cuando compara la situación entre España y Alemania, reflexiona valorando el papel de las hermandades en España: Mi experiencia con las cofradías en España, por ejemplo, es que son mucho más abiertas a cambios y mejoras que la jerarquía. Quizás sean el lugar más acogedor para los católicos LGTB que hay en España. En Alemania, los laicos actúan de manera más independiente si cabe, porque somos muy conscientes de que la Iglesia solo puede existir con nosotros y no contra nosotros. Todas las estructuras existen porque los católicos las mantenemos con nuestros impuestos. Yo, por ejemplo, pago unos 80 euros al mes más en impuestos por el hecho de ser miembro de la Iglesia, por lo que permanecer en ella es una decisión consciente que tomo cada día».

Sobre el camino aperturista por el que está apostando la Iglesia alemana, Arturo señala lo siguiente:

El camino sinodal de la Iglesia alemana es un reflejo de la cultura de discusión entre laicos, sacerdotes y obispos. Su principal objetivo es intentar acabar con las estructuras que llevaron a los abusos sexuales a menores que siguen asolando a la Iglesia. Pero no con reformas superficiales, sino tratando de ir al fondo del asunto: la vida sacerdotal, el poder en la Iglesia y la moral sexual. Desde este punto de vista, deben entenderse los llamamientos a una moral sexual que mire a las personas LGBT de manera positiva. No es solo que la teología, apoyándose en los avances de las ciencias naturales, apoye cada vez más que la homosexualidad es parte querida de la creación divina y, por tanto, conforme a la ley de Dios y que debe ser bendecida. Es que la experiencia ha mostrado que la pseudomoral represiva, que castiga a las personas LGBT solo por el hecho de existir, es una de las causas del gran pecado del abuso. En Alemania no tenemos la expectativa de que el camino sinodal vaya a cambiar sustancialmente la situación en la Iglesia, pero sí que es un paso más para crecer como una Iglesia que dé un buen fruto”.

Los errores de traducción e interpretación de las escrituras

Arturo nos hacía referencia a los avances en las ciencias naturales y su relación con la teología, pero también podemos observar desde el campo de la semántica y  el estudio bíblico (exégesis) que muchas de las observaciones teológicas que condenaban la homosexualidad han sido interpretadas de forma errónea.

El teólogo danés Renato Lings ha publicado recientemente un libro que trata sobre este asunto, titulado “Amores bíblicos bajo censura».

Portada de libro del teólogo danés Renato Lings

Las traducciones erróneas han jugado una mala pasada a la interpretación actual de las sagradas escrituras respecto a la moral sexual. Lings señala que “en este libro, exploro ambos testamentos de la Biblia, analizando aquellos textos redactados en hebreo y en griego que parecen reflejar determinados aspectos de la diversidad afectiva, sexual y de género. En cada caso, escudriño las modernas versiones bíblicas en español detectando en la mayoría de estas una serie de errores de traducción”.

Lings prosigue afirmando que “la misma Biblia es muy diversa en cuanto a temáticas y géneros literarios. En lo tocante a las relaciones homoafectivas, sobresalen los relatos de Rut y Noemí (Libro de Rut), de David y Jonatán (1 y 2 Samuel), del centurión romano y su “muchacho” (Mateo 8 y Lucas 7), además del discípulo amado (Juan 11 – 21)”.

El Sr. Lings explica en su libro las connotaciones homoeróticas alrededor de la relación entre un “muchacho” (παῖς) y un centurión romano, a quien Jesús sana. Por otra parte, continúa desarrollando el teólogo Renato Lings, “desempeña un papel importante la figura del eunuco que aparece con frecuencia desde el capítulo 39 del Génesis hasta el capítulo 8 de los Hechos de los Apóstoles». No se nos debe escapar que en la antigüedad, en ocasiones, la palabra eunuco era traducida como homosexual.

A partir del filósofo judío Filón de Alejandría (siglo I), quien influyó notablemente en los padres de la iglesia cristiana, se ha pensado que la Biblia censura y condena las relaciones íntimas entre las personas del mismo sexo. Sin embargo, esta tradición carece de una base bíblica sólida ya que se nutre de lecturas sesgadas de los textos supuestamente condenatorios y siempre traducidos al griego (Septuaginta o Biblia de los Setenta) y al latín (Vulgata)», continúa explicando Lings.

Para D. Renato “en su contexto original hebreo, el famoso relato de Sodoma y Gomorra (Génesis 18 y 19) se integra en la amplia saga de Abraham y Sara. De hecho, constituye una pieza clave de esta última. Por desgracia, abundan las traducciones desacertadas que sugieren problemas de índole sexual. El antiguo relato hebreo, sin embargo, no se ocupa en ningún momento del tema del homoerotismo, sino que enfoca dos temas principales. En primer lugar, se denuncia el desamparo que sufre el inmigrante pobre, situación ilustrada por la opresión de Lot y su familia narrada en Gn 19, violencia que los obliga a abandonar la ciudad huyendo. En segundo lugar, se describe cómo Abraham, Sara y Lot respetan al máximo las antiguas normas de la hospitalidad, mientras que los sodomitas, de origen cananeo, las desacatan totalmente«.

Sin embargo, los pasajes que supuestamente condenan la homosexualidad de forma explícita, han sido también objeto de malas traducciones semánticas, cambiando por completo el contenido y contexto de lo que en esos versículos se quería transmitir. De este asunto se ocupa a continuación el Sr. Lings:

Un versículo del libro del Levítico se suele citar para condenar las relaciones homosexuales entre varones (Lv 18,22, ampliado en 20,13). Sin embargo, en la actualidad no hay consenso académico respecto a su significado, que es de todas maneras opaco. En el mundo académico, existen al menos diecinueve interpretaciones distintas sobre el pasaje. Hay quienes piensan que lo prohibido es el coito anal, mientras que otros se inclinan a pensar que se trata de una condena de las relaciones incestuosas. En tiempos del Renacimiento, se pensaba que el Levítico prohibía en estos versículos la pedofilia o la pederastia».  

Varias cartas escritas por Pablo de Tarso han dado lugar a persecuciones y discriminaciones en contra de las personas con diversidad sexual y de género. Según algunas versiones en el español actual, el apóstol excluye en 1 Corintios 6:9 a priori a los “homosexuales” del reino de los cielos. He aquí un anacronismo muy problemático, ya que la palabra “homosexual” pertenece a la modernidad, habiéndose acuñado en Alemania en el año 1869. La cultura griega del siglo I no produjo ningún vocablo equivalente, y en realidad no se sabe a ciencia cierta a qué personas se refiere Pablo cuando menciona a los malakoi (blandos) y arsenokoitai (“varones-cama”). Más ajustada a la cultura grecorromana parece ser la Biblia alemana de Martín Lutero (siglo XVI), el cual adoptó para arsenokoitai la definición “abusadores de niños” (Knabenschänder), término relativo a la pedofilia o la pederastia. 

Debemos tener en cuenta, en relación a lo que comenta el teólogo Renato Lings respecto a que no existe un vocablo en hebreo o griego que signifique homosexualidad que, en efecto, en la edad Antigua la sociedad no había interiorizado el concepto de orientación sexual, sino el de rol sexual. Esto es, que los antiguos solo prestaban atención a las prácticas sexuales que se realizaban y que para ellos estaban encasilladas en lo femenino o masculino, resultando las femeninas las “naturales” para un ser sumiso.

Renato continúa explicándonos los entresijos de la interpretación de algunas de las epístolas paulinas:

Otra epístola prominente del apóstol Pablo es la carta a los Romanos. En el capítulo 1, versículos 26 y 27, amplios sectores del cristianismo han querido ver una referencia a las mujeres lesbianas y a los hombres homosexuales. Sin embargo, el texto parece ocuparse de otros temas. Concretamente, habla de un grupo de “féminas” que hicieron un uso “más allá de lo natural” de sus cuerpos, es decir, que abandonaron temporalmente la habitual norma del coito vaginal para prestarse a otras prácticas sexuales con los varones de su comunidad. Según Clemente de Alejandría (150 – 215 EC), se trató del coito anal. Asimismo, los varones mencionados en el versículo 27 se dedicaron en un momento dado a orgías sexuales desenfrenadas, actividades que causaron grandes escándalos en la antigua Roma, según los escritos del historiador Tito Livio (59 AEC – 17 EC)”.

Cofrades y visibilidad

En el ámbito cofrade malagueño, muchos visibilizan con normalidad su orientación sexual, como es el caso de Alejandro Postigo, creador de Málaga cofrade TV, en los que ha emitido los documentales Ídoa acerca de la historia de diversas cofradías de nuestra Semana Santa. También Daniel, conocido profesionalmente como Daniel Pasión, videógrafo al que le apasiona grabar los momentos más importantes de nuestra Semana Santa. Otros cofrades no quieren o no pueden manifestar su orientación sexual. Este es aún un tema tabú, sobretodo en aquellos casos donde se pueda ver afectado la ostentación de cargos a los que el Obispado deba dar el placet. Aunque estamos avanzando, parece que en España no se está producido con una velocidad suficiente como para seguir el camino de muchos de los sacerdotes germanos de los que hablábamos al inicio.

Logotipo de Ídoa. 

Alejandro, respecto a este tema, nos comenta que “al no tener nada que ocultar ni que reprimir, he decidido lanzarme a la piscina y escribir este trocito. Aquí, en los que considero mis compañeros de Palio de Plata”.

Alejandro, nos indica que “soy cofrade y en ningún momento desde hace años he ocultado mi homosexualidad, creo que son dos términos no incompatibles, aunque a muchos les pueda costar y a otros les interesa para “tenernos controlados”, es difícil saber ciertas cosas”.

Respecto a las limitaciones sacramentales que él o sus hijos puedan tener en el seno de la Iglesia por su orientación sexual, explica que le apena saber «que en un futuro no podré contraer matrimonio bajo el seno de la Iglesia, me contento con ver a mis amigos que sí pueden hacerlo. Me es difícil igualmente saber que si algún día pudiese tener hijos, no puedan ser bautizados y nacer como católicos, algo que les inculcaré, me dejen bautizarlos o no. Pero el mundo católico es muy grande y la sociedad avanza a un ritmo más rápido que al que lo hace la Iglesia, algo que comprendo y puedo llegar a compartir en ciertos puntos”.

En el ámbito cofrade, Alejandro apunta que «como cofrade, he tenido la suerte de que en ningún momento me he sentido rechazado por mi condición, ni en una iglesia, ni en una hermandad, ni siquiera delante de un sacerdote. Es un orgullo saber que los cofrades aceptan con total normalidad que todos podemos formar parte de este grupo, ya que en la vida como en las cofradías lo importante no es cómo eres, ni quién eres, sino los hechos, el hacer tu vida junto a tus titulares, tener Fe y ayudar en tu hermandad, de la manera que cada uno pueda. Pero tampoco puedo ocultar lo que todos sabemos. Podemos estar, pero ocultos, sin decir lo que somos, como si decirlo fuese a hacer daño a alguien. Por eso aún queda mucho trabajo por hacer. Personalmente, he tardado en comprender ciertos aspectos de mi vida como católico y cofrade, pero todo con el tiempo se comprende y hay que saber ponerse en las situaciones de todos, incluido de aquellos que son reacios a tener a personas que aman diferente”.

Por último, Alejandro reflexiona sobre  la tolerancia en la sociedad malagueña y la visibilidad de las personas LGTB en las hermandades: “Al igual que creo que la sociedad malagueña es consciente de una realidad que ha vivido desde hace décadas, cuando Torremolinos seguía perteneciendo a nuestra capital y fue cuna del colectivo en nuestra nación, Andalucía es, igualmente, una tierra que acepta todas las condiciones y realidades. Y las cofradías, como parte inseparable de nuestra región, es una extensión del mismo pensamiento. No hay que olvidar que en nuestras hermandades es muy fácil ver personas de nuestra condición siendo miembros de juntas de gobierno, vestidores o hermanos. Con lo que llego a una conclusión muy clara, personas que sean del colectivo que tienen miedo de entrar en nuestro maravilloso mundo cofrade, al igual que Cristo nos dijo, no temáis, que aquí seréis más que bienvenidos”.

Logotipo de Daniel González, «Daniel Pasión»

Por último, quisiéramos contar con el testimonio de uno de nuestro compañero de Palio de Plata, el videógrafo Daniel González Lobato, conocido cómo Daniel Pasión, quien ha querido hacernos algunas reflexiones interesantes sobre las redes sociales y lo que en ellas se espera encontrar de los demás:

Hoy en día, cuando nuestras libertades y derechos son más comprensibles que nunca en una sociedad que era cerrada e injusta, parece que nos sentimos aún menos libres de expresar nuestras intenciones y emociones, o incluso lo que realmente sentimos y queremos mostrar a todos nuestros amigos o conocidos”.

Continúa explicando que “es curioso ver cómo muchas personas utilizan la tecnología para escribir de una forma diferente, a como resultan ser en realidad en una conversación normal, cara a cara. La capacidad de expresión verbal y escrita parece ser bastante diferente. Incluso se prefiere evitar en algún momento. ¿Por qué cambiamos tanto? ¿Es necesario?» se pregunta Daniel. Y es que en muchas ocasiones aún existe el miedo en las redes sociales para definirnos tal como somos por miedo a insultos o incomprensión.

“En ocasiones parece difícil poner todo lo que somos sobre la mesa. Abrirte en una dirección clara de justa elección y transparencia. Dejar atrás la hipocresía y la poca sabiduría. Las apariencias de imagen o breve lectura sobre perfiles de Facebook o Instagram. Aparentar ser algo o alguien que no somos parece estar de moda y a la altura de las exigencias de los demás”, sentencia Daniel.

Daniel también apunta a la dificultad comunicativa que tienen algunas personas para hablar de sí mismos y que usan las redes sociales como un escaparate en los que fingir ser otra persona, o incluso no fingiendo, mostrando su realidad de forma más hermética:

Vivir momentos en lugares de ensueño donde en realidad estamos fingiendo una realidad que ni siquiera existe para nosotros mismos . Qué triste, ¿verdad? Seguro que te suena.

¿Tan difícil es ser nosotros mismos?

¿Por qué las personas se cierran a hablar de sus emociones reales y prefieren expresarlas en un mensaje de texto o fotografía en redes sociales ? ¿Por qué no gritar al mundo lo que verdaderamente tu corazón siente?

Toda persona necesita momentos de silencio donde entender el porqué de las cosas, para hacer ejercicio de reflexión sobre qué queremos de nosotros mismos y por qué actuamos de la forma que lo hacemos. Qué aspiraciones se necesitan para encontrar esa felicidad anhelada que tanto requiere cualquier persona, ya sea heterosexual, bisexual o homosexual.

No todo es tan sencillo pero, ¿quién dijo que debía de ser simple? Cada persona libra sus propias batallas internas, donde el poder de aprendizaje y la ambición por mejorar en todo en cuanto se puede se transforma en el fuego de esa pasión que tanto es necesaria en cada uno de nosotros”.

Respecto a su vivencia con el mundo de las hermandades, nuestro videógrafo comenta que “en el ámbito cofrade cada persona tiene su propia ambición de querer llegar a lo más alto dentro de un grupo de Junta o de hermanos en hermandad. Ser reconocido ante el resto resulta necesario e importante. Una continua lucha personal que se transforma, a veces, en una batalla relativamente importante cuando no se alcanzan las expectativas de una manera sana y coordinada. En ocasiones, estas batallas personales pueden desvirtuar la propia condición de la persona y esconder  lo que realmente es, por prejuicios establecidos».

Daniel se hace la siguiente pregunta “¿qué sería Málaga sin sus hijos cofrades y directivos homosexuales en sus Hermandades?» 

«Mucho se perdería sin ellos e incluso me atrevería a decir que demasiado. Lo importante en este contexto es que todos debemos apoyarnos y respetarnos. Ayudarnos entre nosotros a no ser solo más grandes sino también a engrandecer aún más nuestra Semana Santa. Esa que tanto nos sigue dando. Seamos más humildes y tengamos más respeto entre nosotros. Elaboremos una forma de crecer no solo personal sino también espiritualmente. Dejar de juzgar y ser más auténticos es parte del programa que animo a seguir de ahora en adelante para buscar un futuro más prometedor por nosotros y para nuestra Semana de Pasión”.

La opinión de cofrades y religiosos

Desde la cuenta oficial de Twitter de Palio de Plata lanzamos una encuesta para conocer la opinión que les suscitaba a nuestros lectores el hecho de que la Iglesia Católica en España siguiera el camino ya abierto por más de 100 sacerdotes católicos alemanes, que en el pasado mes de mayo bendijeron en numerosas iglesias a parejas del mismo sexo, como ya comentamos anteriormente.

El 85% respondió favorablemente a que la Iglesia siga los pasos de estos sacerdotes germanos, mientras que tan solo el 15% de los votantes declinaron esta opción. Lo cierto es que cada vez más religiosos y religiosas se suman a la posibilidad de que las parejas del mismo sexo puedan ser bendecidas en el seno eclesial. Muchos de ellos, como el Padre Damián María Montes o la hermanas Xiskya, en sus perfiles de TikTok, han abrazado esta posibilidad y mantienen un discurso inclusivo partiendo de la exégesis bíblica, como ya nos señalaba el teólogo Renato Lings.

Otros sacerdote viral, el padre SM Dani, ha publicado en su canal de YouTube una entrevista a James Alison, sacerdote y teólogo homosexual, que explica su vivencia personal en el seno de la Iglesia.

En el seno de la Iglesia global, concretamente en la compañía de Jesús, el sacerdote y teólogo James Martin ha venido apoyando en los últimos meses a las personas homosexuales. Primero a varias chicas que fueron enjuiciadas por la justicia polaca por mostrar la imagen de la Virgen María con un fondo de la bandera arcoíris. Martin argumentó que era lógico que los distintos grupos de personas que sufren más discriminación encuentren en la Madre de Dios su refugio y esperanza.

También ha cuestionado el documento publicado el pasado invierno sobre la prohibición de las bendiciones a parejas del mismo sexo, proclamada por la Congregación para la Doctrina de la Fe, que no ha sido firmada por el Papa Francisco y que suscitó las citadas bendiciones en masa por parte de sacerdotes alemanes.

En estos días se encuentra apoyando un encuentro virtual para personas LGTB.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies